lunes, 2 de mayo de 2011

incrédula




Que no me creo nada
ni la guerra ni Irak ni Osama
que es gris el alimento
y es el líquido elemento
el que enciende la proclama.

Que no me da la gana
de tragarme su argumento
que ahora resulta que el muerto
que siempre quiso ser rana
en el fondo de este cuento
se pudre en agua salada
no vaya a ser que algún lerdo
de la CIA o del Gobierno
regurgite este misterio
y conozcamos su cara

Que no, que no me lo creo
o al menos, la duda albergo:
como al amigo de Rafa
m’a azotau el escepticismo
del Laden y del Obama.

(¿por qué…?)

Y si no lo "verso", reviento.
 

9 comentarios:

  1. Mi querida Elsita: ¿Por qué será que yo tampoco me lo creo?

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  2. Pues no. Y ya te digo, el Santi -y mira que le duele que sea así- no se suele equivocar casi nunca en sus reflexiones. Y no me refiero ya a que Obama se haya cargado o no a Osama, sino a lo poco que los diferencia; mira, una simple consonante.

    Besos.

    Ps. Me dice mi amigo Santi que le ha encantao este poema escéptico.

    ResponderEliminar
  3. Este mundo está lleno de mentiras verdaderas, así que habrá que seguir tragándose sapos a diestra y siniestra. Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Qué raro todo. Muerto tan de repente y sin documentos gráficos... Estaría bien alguna prueba, sí. Pero, claro, el fondo del mar es experto en guardar claves y llaves, matarilerilerón. Chispún.

    ResponderEliminar
  5. Mientras veía las noticias, mi hijo dijo: "no me creo nada" y yo no pude más que estar de acuerdo con él, tal como ahora contigo y con tantos incrédulos que en ello respiramos.

    Luego, decirte, que lo has versado a las mil maravillas:)

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Me añado a esta magnífica proclama
    y al grupo de los incrédulos.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me sumo a la lista de incrédulos. Ni con el ADN delante me lo creo.

    Abrazos y aplauso por estos versos.

    ResponderEliminar
  8. Elsa bonita....pues yo me lo creo, y entiendo que no enseñen nada, no es cuestión de incitar el odio. No olvidemos que, tal y como se ha hecho, es un ataque frontal a los principios del Derecho, por muy sanguinario que fuera el difunto.
    Mil estrellas de credulidad guapa
    Sherezade

    ResponderEliminar
  9. Sea verdad o no, dudo que el fundamentalismo islámico termine con Osama. Tampoco creo que le interese a Estados Unidos, porque de esta manera siempre tendrán argumentos para "colonizar" todos aquellos territorios del medio oeste que les interese.

    ResponderEliminar