domingo, 3 de enero de 2010

Si no fuera por tu nombre

Autor de la fotografía: Le Fredus Nice


Sale a la tarde
maquillado su rostro de sonrisas.
El dolor del alba inunda la casa
tras la puerta.
El sol de enero ha expirado su adiós
como un lamento.

Templado el ánimo,
presenciará la tertulia asintiendo el pasado,
buscando en sus voces
cómo y cuándo se extraviaron los abrazos,
se fingió el aire, se nublaron los ojos
que iluminaste tú cuando se miraron.

Si no fuera por tu nombre
se ahogaría el verbo en este océano,
mar desfigurado,
corriente helada
de tanto río extraño.

6 comentarios:

  1. Mi querida Elsa: El frío no es solo el del sol de enero que apenas nos da calor, el frío está en el alma del que está hablando, aunque allá dentro de su alma, todavía guarda como un tesoro un rescoldo de esperanza que, puede ser, avive una llama que vuelva a iluminarlo todo.

    Precioso poema, Elsa, aunque domine ese frío del alma.

    Mil besos y mil rosas.

    ResponderEliminar
  2. Donde hubo llama, algo queda, aunque sean rescoldos, aunque sean cenizas...Algo.

    Precioso

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Es cierto, a veces sólo restalla entre las cenizas un nombre, ese nombre que nos retuerce el vientre y nos anega el alma.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Como siempre ¡grande!
    Buscar en las voces... besos, abrazos, suspiros largos.
    Besazos y un 2010 cargado de poesía.

    ResponderEliminar
  5. Ya han pasado las fiestas navideñas, aquellas que nos dejan secuencias imborrables durante el año.

    Encuentros emotivos y despedidas con nostalgia; pero ahora que estamos en casa los mismos de siempre vamos a disfrutar de la última fiesta que hace felices a los niños y a los menos niños...

    Intentando por unas horas ser como ellos, compartiendo juegos e historias...

    Espero que los Magos de Orientes sean buenos contigo y conmigo también para que nos hagan sentir muy felices...

    Te dejo un beso en la nariz, como el que me dejo Baltasar a mi un hermoso día de Reyes...

    La gata coqueta.

    ResponderEliminar
  6. Una poema espléndido que camina en las tertulias del alma. Abrazos.

    ResponderEliminar